map-image

Cerdeña ha sido tierra de diversos pueblos prehistóricos, pasando por la época nurágica, después los fenicios y cartagineses. Luego, desde el año 238 a.C., los romanos dominaron la isla por 694 años. En la Edad Media, llegaron los godos y vándalos, estos últimos derrotados por los bizantinos en la Batalla de Tricamaro. Bizancio permaneció hasta alrededor del año 650, hasta que la autoridad pasó a bizantinos locales. A fines del s. XIII, el Papa Bonifacio VIII determinó que la isla pasara a la Corona de Aragón, lo que se prolongó hasta el s. XVIII, destacando su presencia en Alghero, repoblada por catalanes después de una sublevación. Posteriormente, Cerdeña pasó a Austria en el año 1713, en virtud del Tratado de Utrecht. Luego, en 1718, luego del Congreso de Londres, la isla empezó a formar parte de la Casa de Saboya, y a través de ella, se incorporó al Reino de Italia en 1861.